La extraordinaria ubicación de Rumiloma y su combinación de diferentes ecosistemas andinos la convierte en un lugar especial de refugio para más de 80 especies diferentes de aves, quienes se alimentan, reproducen y anidan aquí.

Con más de 40 hectáreas de bosque secundario y primario dentro del perímetro urbano de Quito,  hemos creado senderos con el objetivo de la observación profesional y amateur de aves, asi como también para Trekking y Hiking.