A tan solo cinco minutos del ajetreo y bullicio de la ciudad capital, Rumiloma es un pequeño Paraíso Andino sobre el corazón de Quito. Cada una de nuestras 5 habitaciones esconde un sinnúmero de historias, decoradas con una mezcla única de antigüedades, arte y colecciones de los rincones más alejados del Ecuador y del mundo.

Las habitaciones son el epítome de lujo;  ollas, estufas, arte colonial y las antigüedades más extraordinarias cubren cada rincón, cuyas paredes fueron construidas manualmente con adobe y piedras de la zona.